15 de agosto de 2015

Tierra y Fuego


 
Surgí del abrazo de una tierra siempre cálida,
de aroma a café recién hecho
y en su piel la esencia que hace brillar
destellos de rojo y dorado lunar.
Alguien me dijo que es mi signo,
clave en sol mayor,
tierra y fuego
donde los pies arden
mientras tocan el cielo.
Hoy, estío longevo,
he vuelto no a esa tierra,
a otra de tórrida apariencia,
con entidad propia
y un contoneo especial
que quita el aliento con sólo mirar.
Hoy regreso con la piel morena
el cuerpo baldío de tanto bailar
bajo ese sol que regala su mirada
mientras el deseo ofrece a la noche
su exquisito polvo de estrellas.
Y así… con la piel sudorosa,
las cimas aun inflamadas
y el valle anegado de lava,
vuelvo a soñar contigo.
Siempre tú…
mi tierra y mi fuego.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Habla para que yo te conozca.