23 de agosto de 2013

Manos de dibujante








5 comentarios:

  1. Bien... Me complace tu selección.
    Retozando a la hora de la merienda, aguardando Su llegada por la noche... para acabar siendo un juguete en Sus Manos.
    Me suena a premonición, ¿y a ti?

    ResponderEliminar
  2. Con acierto o sin él, algunos dicen que soy intuitiva, pero en el caso que nos ocupa, Señor de la Mansión, prefiero no pensar y... dejarme llevar por el momento, improvisando cada segundo incierto de lo que pueda ocurrir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es mejor no pensar. Dejarse llevar, permitir que fluya. Está muy bien cuando las aguas corren hacia los cauces deseados. Pero a menudo las aguas necesitan una Guía, pues nosotros mismos nos encargamos de poner obstáculos lanzando piedras al cauce para impedir el natural fluir de las cosas.

      Eliminar
    2. Sin duda alguna. A veces nos las ponemos nosotros mismos y otras veces nos las ponen, con lo que el obstáculo es del todo imprevisto, desconcertante e incierto... a veces insalvable por la Guía.

      Un beso, Señor de la Mansión.

      Eliminar

Habla para que yo te conozca.