30 de julio de 2017

En el mercado de Sodoma, un mundo de sabores.

Emprendió el vuelo con la mochila cargada de prejuicios y demonios de una infancia maltrecha que marcaría toda su existencia. Desesperado por llegar, tripuló sin reparar en las dificultades que podría acarrearle semejante viaje. Voló sin pausas ni miramientos aterrizando en la mismísima plaza de Sodoma. 120 días en su mercado, todo un mundo de… sorpresas.
La nada es un mundo. Hoy es nada y mañana es un mundo y viceversa. Hay más versiones en el mundo que pescaderías en los mercados. Hoy, el Señor Don, decide cambiar de mercado para probar otra clase de mercancía. No es nada, pero para Él hoy es un mundo: se siente inseguro y desubicado, pero con muchas ganas de catar aquella receta que vio en uno de sus programas favoritos de cocina televisada. No es nada y ahora es un mundo. Sabe de los matices que desea probar, pero la mercancía es tan variada y a la vez tan parecida que se encuentra perdido. Hay de todo, desde piezas venidas del otro lado del charco hasta los numerosos clones, propios de criadero. No es nada, pero todas las piezas tienen en común su bajo coste, por lo que las convierte en una mercancía asequible a cualquier bolsillo. Está Pletórico, feliz de encontrarse en aquel mercado low cost. No es nada –piensa- al fin y al cabo si no me sale bien sólo habré malgastado una mísera perra gorda. Mira indeciso de un lado a otro. No las tiene todas consigo, pero al final se decanta por una pieza cercana a él. Lubina, sí, es pequeña pero gordita, además parece bastante fresca, que realmente es lo que me importa –masculló. Pagó y se marchó más feliz que una perdiz. Con la ilusión de un chaval con zapatos nuevos, se puso manos a la obra. Cuando abrió el paquete observó que no brillaba tanto como en la pescadería. Va, no es nada –se dijo- me dejaría llevar por las palabras floridas del vendedor. Total, lo que busco es cocinar esa receta que leí el otro día, así que lo verdaderamente importante está en mis manos. Disfrutó como un niño, algo común en Él por su falta de madurez, aunque ya había dejado atrás los 45. Cortaba la verdurita tarareando una canción. Echaba esencias nuevas para realzar su sabor, algo insulso, propio de las piezas de criadero. Innovaba con las hierbas aromáticas que mezclaba sabiamente sobre los lomos de la lubina para minimizar ciertos olores o sabores propios de la pieza y también para realzar otros desconocidos que le atraían sobremanera. Se vino tan arriba con su primera Lubina, que la trataba como si fuera la única pieza existente en el mercado. Cuando se sentó a la mesa para comérsela entera, la Lubina, enriquecida y engalanada para la ocasión, no dejaba de mirarle con la boca bien abierta. Comenzó a degustarla, recreándose en cada nuevo matiz que creía conocer. Me encanta, me gusta mucho, mmm –se decía en voz alta- Sin duda, es la mejor Lubina que jamás he catado. Continúo saboreando cada bocado junto al aderezo que tan bien le había quedado. Poco a poco, las prisas por seguir descubriendo nuevos detalles se apoderaron de él. Sin darse apenas cuenta, cuando ya había devorado la mitad de la presa y prácticamente toda la guarnición, la Lubina comenzó a dejar de interesarle. Los nuevos matices dejaron de ser tan nuevos. Los sabores, aromas y nuevas texturas empezaron a repetírsele en cada bocado. Aun así continuó sentado a la mesa. Las prisas del comienzo se volvieron menos apasionadas, lo que hizo que los restos de la lubina empezaran a enfriarse…

(Continuará)

22 de julio de 2017

Tú y tus circunstancias (3)


CÓMO DE PELIGROSO ES TU SIGNO DEL ZODIACO
Las cosas como son, a veces, también te apetece ser malo. Quizá por venganza, o quizá porque tienes que dar un escarmiento a alguien, pero a todo el mundo le sale esa vena peligrosa en alguna ocasión… Esa malicia puede salir en el momento más obvio o en el momento en que menos lo esperabas, puede salir en un momento de rabia o en el momento en el que pareces más tranquilo… Evidentemente algo se estaba cociendo en tu interior… Todo depende en gran parte de tu signo…
GÉMINIS
“Hasta por una nimiedad, l@s Géminis pueden enfadarse mucho. ¡Son cómo niños! Así que no les enfadéis porque la “pataleta” puede llegar a ser monumental y muy peligrosa.”
Géminis puede llegar a ser muy… muy peligroso, sabe jugar muy bien sus cartas. Si no le haces daño, Géminis va a su rollo, con su gente, sin meterse con nadie, sin crear malos rollos ni mal ambiente. Pero el problema es cuando se le hace enfadar. Ahí entra ese Géminis maquiavélico que muchos conocen y ese Géminis no es para nada agradable. No te montará ningún lío, no se enfurecerá como un loco para quedar como alguien fuera de sí que no sabe controlarse… Nada de eso. Géminis es peligroso por su boca, por su don con la palabra, porque puede inventar algo para joderte la vida, y créeme que lo hará, y lo hará bien, y es más, creará ese bulo y no te enterarás ni siquiera de que lo empezó Géminis. El signo de Los Gemelos no quiere ser malo, de verdad, pero cuidado, porque puede serlo, y mucho. Y lo peor de todo, te puede destrozar psicológicamente. Cuidado…
CAPRICORNIO
“A veces por su carácter, l@s Capris, aguantan lo que no está en los escritos, pero, ojo, porque cuando se les traiciona pueden llegar a ser los más peligrosos del zodiaco”
Capricornio puede ser muy peligroso, no perdona, no olvida y a veces sigue recordando el daño una y otra vez, primero para no volver a tomar malas decisiones, segundo porque es un poco autodestructivo, las cosas como son. Capricornio sólo será peligroso por un motivo, cuando lo traicionan. Por lo demás, puede aguantar casi cualquier cosa antes de volverse tan loco que no vea nada más que joderte la vida. Pero cuando se le traiciona puede llegar a ser cruel y despiadado. Pero lo mejor es que Capri siempre lo advierte antes, “soy así, así que, por favor, no seas desleal conmigo si no quieres que salga de mí la peor persona que te puedas echar a la cara”. Si eres desleal, Capricornio podrá tramar el plan más cabrón para que lo pagues, y no habrá fin, no se pensará dos veces el hecho de hacerlo. Tiene que darte de tu propia medicina para que aprendas, y sobre todo, para quedarse en paz consigo mismo. El problema es que muchas veces Capricornio no se queda en paz si no que se queda peor aún… Pero el impulso de vengarse no puede reprimirlo siempre…
Fuente: Horóscopo Negro

1 de mayo de 2017

¿Entenderle? ¿Intuirle? ¿A quién de ellos?

Hace tiempo leí en uno de esos blogs que abundan por la red, un post donde un amante le preguntaba a su infiel amor por qué su pareja no le entendía. Cuando terminé de leer la entrada, no pude evitar sonreír irónicamente… ¡Qué bien se lo montan algunos amantes! –me dije- sobre todo aquellos que no paran de quejarse de sus vidas pero que, curiosamente, no las cambian por nada ni por nadie… En este supuesto, le hubiera comentado a su publicista:

 ¿Qué si no le entiendo?
¿A quién de ellos?
Al que follaba con ganas
antes y después de ti
O al que te follaba a ti
mientras hablaba de mí.

P.D. He de puntualizar que el referido blog es una pieza maravillosa de la literatura escrita, éste y su homónimo anterior… Para mí es todo un privilegio poder leer esta clase de joyas, por eso le animo a que continúe haciéndolo con más asiduidad… ¡Ánimo y a por todas!
 

9 de abril de 2017

Tú y tus circunstancias... (2)



Sigamos con los horóscopos y en concreto con estos dos signos tan opuestos…

GÉMINIS
¡Uy Géminis! ¡Cómo engaña bajo esa apariencia! Este signo puede parecer muy afable, carismático y en definitiva un tipo o una tipa bastante enrollados, son así, sí, pero a la hora de dar la cara o enfrentarse a alguien pueden convertirse en la persona más fría y distante de la faz de la tierra. Esta actitud no es más que la muestra de su enfado y por eso cuando alguien se atreva a meterse con Géminis se sorprenderá con su cambio… ¡Qué tiemble!
Igual que Géminis tiene en sus manos el tesoro de las palabras para conseguir atraer lo bueno de la vida, también con ellas saca lo peor de sí mismo. Veneno podría decirse que son. Y con esas palabras y ese veneno, Géminis ataca a quien cree culpable de sus males. Y contra él, miente, engaña o peca de indiscreto.

CAPRICORNIO
Si hay alguien que sabe mantener la compostura ese es Capricornio, ya pueden montarle un escándalo que sabrá cómo comportarse en todo momento… pero ¡cuidado!, porque esto no quiere decir que no sepa ponerle freno a quien quiera que se sobrepase con él o con ella, simplemente que lo hará como corresponde, a solas, con tranquilidad y sobre todo con las cosas muy claritas. A Capricornio no le gustan nada los enfrentamientos, pero no se callará la boca ante una injusticia o deslealtad.
 
Capricornio va a lo suyo y no se mete con nadie, la verdad. Por eso, cuando alguien le invade en sus cosas o le critica su forma de ser se siente amenazado y traspasa algunos límites. Puede ser mezquino con quien considera un enemigo. O mentir y ser muy frío y egoísta para mantener su estabilidad o el estatus que le gusta.
 
Fuente: Horóscopo Negro
 
 
 

8 de abril de 2017

Tú y tus circunstancias.


¿Alguna vez has leído lo que deparan los astros bajo tu signo astrológico? Seguro que sí, que en algún momento lo habéis hecho, bien de forma jocosa, o bien tomando cada afirmación leída como un axioma de vida. Siempre me he considerado que formaba parte del primero de los grupos. Cada vez que leía algo sobre mi signo me hacía reír y preguntarme cuánta gente podría vivir de este “cuento”. Pues bien, con los años y algo más, comienzo a vislumbrar que no todo se viste de fábula en esto de los astros….

Para ir abriendo boca… aquí os dejo un pequeño aperitivo, de aire y tierra… ¡buen apetito!

21 de agosto de 2016

Descubriendo… primeros contactos


Se conocieron en una época de grandes cambios políticos y socioculturales. Aparecían en tropel, atropellándose ante los ojos atentos de sus propietarios. Llegaban repletos de novedades tan atractivas como tentadoras. Tanto era así, que algunas se escapaban de entre las manos hábiles de los más ambiciosos. Sin embargo, otras primicias se quedaban sin ser digeridas, favoreciendo la aparición de aquellas frustraciones enquistadas durante una pubertad carente de afecto y generosidad. Fuera como fuera, el deseo unánime, aperturista y renovador no se hizo esperar, y el de ellos tampoco, aunque a la larga, algunas circunstancias soterradas en una adolescencia malograda, incidirían negativamente sobre la relación que iniciaban colmados de ilusión y esperanza.

La conversación transcurría con relativa tranquilidad hasta que Ella cambió de tema al reafirmar, graciosamente, que seguía sin saber qué le atrajo más de Él, si la mirada embriagadora que lucía en determinados momentos, o ese cuerpo imponente que te dejaba con las ganas de realizarle un traje de saliva, completo y a medida. Quizá fuera el poder de su voz, grave y sosegada, o el embeleso que le producían los secretos contados bajo el cielo estrellado. No lo sabía, como tampoco que sus vidas se verían marcadas por una sociedad conservadora y retrógrada. Eran dos jóvenes dispuestos a coger ese tren repleto de libertad y aire fresco. Llegó a toda velocidad y del mismo modo partieron hacia ese mundo que imaginaban sin muros ni ataduras. Nada más lejos de la realidad -afirmó con rotundidad- pero en ese momento en que el amor ya había mermado su visión, no percibió que aquel frenético viaje incidiría negativamente sobre el resultado final de una infancia amarga y truculenta, aunque su futuro marido jamás lo reconociera. Y aunque el sentido común de muchos viajeros les hizo cambiar de tren antes de llegar a su destino; otros como ellos, se quedaron en el ave de alta velocidad, excusando los posibles descarrilamientos y sus graves consecuencias.

Unos más que otros pensaban que la apertura social recién estrenada, sería la droga que cambiaría sus vidas. Pero algunos, además, no supieron o no quisieron admitir que determinados cambios no siempre encajan bien en aquellos egos marcados, cargados de prejuicios, educados en entornos rotos que mantienen falsamente la estructura familiar; entornos fríos y conservadores.

27 de noviembre de 2015

Sutil y despiadado

Se fijó un día, 25 de noviembre, para denunciar una lacra social que afecta casi en exclusividad a las mujeres. Aquí os dejo un post publicado en un blog amigo que no debería pasar inadvertido ante los ojos de nadie… 
 

Tal y como le dije a su autora, de su post resaltaría la frase que figura en la imagen: “No te hagas cargo de su debilidad. No eres responsable ni de sus frustraciones y miedos, ni de su ira y ansiedad”
 
No sólo existe la violencia que deja marcas en la piel, también vive otra más velada, sutil y mezquina que no deja huellas visibles, pero que es igual de mortífera. Incluso me atrevería a aventurar que a veces es más dañina, ya que a la víctima se la entierra en vida sin que sea plenamente consciente de ello…
 
 
El maltrato psicológico
 
“La violencia doméstica es una preocupación social de primer orden. Las instituciones se han implicado en campañas de prevención, reconocimiento y ayuda frente al maltrato físico alarmadas por la cantidad de muertes que se producen en nuestro país a causa de la violencia de género.
 
Pero hay otra forma de maltrato más silenciado, donde no aparecen golpes, ni traumatismos, ni sangre, un maltrato muy difícil de detectar que puede acabar diluyendo por completo a la persona que lo sufre. Se trata del maltrato psicológico y, en este caso, también somos las mujeres las principales víctimas.
 
El maltrato psicológico se transmite en forma de comportamientos destinados a dañar, perjudicar y destruir la autoestima de la víctima. Se trata de un maltrato prolongado en el tiempo en el que la persona maltratada termina perdiendo su identidad y pasa a depender emocionalmente del maltratador.
 
En la mayoría de los casos, la persona maltratada psicológicamente es incapaz de reconocer las agresiones y para cuando se da cuenta, se encuentra sin recursos y sin fuerzas para hacer frente a la situación. Por eso, el apoyo de familiares y amigos es fundamental, aunque tampoco es fácil para los demás reconocer los signos de este maltrato psicológico, que puede estar disfrazado de actitudes de sobreprotección.
 
Señales de maltrato psicológico
 
Hay que estar muy atentas a determinados comportamientos que pueden ser un indicio de que se está produciendo un maltrato psicológico. Ignorar los sentimientos de la persona maltratada, ridiculizarla en privado y en público, criticarla y humillarla, no valorar su trabajo ni sus ideas, reprenderla por su comportamiento, no dejarla tomar ninguna decisión, asumir el control de la vida de ambos, manipularla haciéndole creer que está equivocada siempre, amenazarla con el abandono, etc.

Estos son sólo unos pocos signos del maltrato psicológico, porque como decimos, adopta innumerables formas. A veces se trata de un comportamiento paternalista en exceso para evitar que la víctima pueda desarrollar su propia identidad.
 
No siempre hay gritos y amenazas de por medio; en ocasiones se trata de una estrategia sutil de MANIPULACIÓN DISFRAZADA DE AFECTO hasta que la persona maltratada queda en una situación de absoluta indefensión.
 
Víctimas de maltrato psicológico
 
Para reconocer a una víctima de maltrato psicológico podemos fijarnos en si de un tiempo a esta parte ha pasado a tener un comportamiento más retraído socialmente, si mantiene la mirada baja o huidiza, si siente un temor generalizado o un sentimiento de culpa o si parece avergonzada y sin ganas de hacer nada. El malestar físico generalizado, como dolores musculares, fatiga, dolores de cabeza, malestar de estómago, etc., son también consecuencia del maltrato psicológico…”
Fuente: Diariofemenino.com

A mi juicio, este tipo de maltrato enmascarado en el afecto es muy difícil de detectar, incluso en esos pequeños momentos de lucidez donde la víctima se siente invisible, aparcada en la cuneta, descalificada en público y culpada de todo lo que va mal en la relación, pero al final llega un día en el que el desencadenante tira de la venda para ver la realidad de un maltrato soterrado en un amor de mentiras y agravios…
 
“Cuando la víctima ya está “absorbida”, buscan con urgencia otra y se presentan como víctimas que han sido abandonados y nunca comprendidos Fuente: Taringa.net